Buscar

2013/01/08

Para reflexionar

He visto como puedes dejar una maceta solo con tierra,
arrancando el verde que te ofrece la naturaleza,
solo porque no lo sembraste,
y le llamas mala hierba
aunque también sean flores bonitas.

He visto como puedes matar un árbol,
solo porque su forma no es la que a ti te parece correcta.

He visto como prefieres una casa bonita a un hogar feliz.
Solo porque no lo puedes controlar o no fue como esperabas.

He visto como puedes deshacerte de las cosas de otros,
solo porque no entiendes lo que ellos sienten por ellas,
ni el amor que les han dado al construirlas o criarlas.

Ahora veo que eres así. Quizás sea de familia. O tu generación.
Que viven buscando mejorar por fuera y no lo que realmente importa,
que es lo de adentro.

Mucha máscara y maquillaje, buscando una casa bonita, jardines, flores
y dentro soledad, tristeza, disgustos.

Se han perdido en esa ilusión generación tras generación,
sin honrar su corazón, sin permitirse hablar desde el fondo de su alma,
sin cultivar la confianza, sin permitirse amar completamente.

Felicidad es la que hay adentro y no afuera.

En lugar de una casa bonita llena de caras largas, desconfianza e hipocresía,
prefiero una casa humilde con gente sincera, que confíe en su amor, que se ame.

Si puedes, busca algo humilde que tengas cerca tuyo ahora mismo, donde estás,
aún una roca, sin forma, de un color cualquiera,
y aunque no lo sientas aún, dile al universo: Es maravilloso.

Si puedes, escucha lo que universo te hace sentir.

Si puedes, repite estas frases, aunque no las sientas aún:

La vida es mas importante que la belleza.
Mi hogar es más importante que mi casa.
Mi cuerpo es mas importante que mi ropa.
Mis pies son más importantes que mis zapatos.
Mi salud es mas importante que el dinero.
Mi alma es más importante que mi fama.
La verdad es más importante que la apariencia.
Yo soy importante.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email