Buscar

2017/05/13

La raíz del bien

Los científicos han observado que hay un cierto número de cosas que podemos manejar mentalmente sin estresarnos: 7, aproximadamente.

Cuando hay necesidad de manejar más de esa cantidad, empezamos a formar organizaciones mentales: pares, tríos, y diversas figuras mnemotécnicas.

Me parece que algo similar ocurre en la vida social.

El entorno cercano de una persona está limitado a un número, más allá del cual no le es posible mantener una relación con ese grado de intimidad.

El círculo de la comunidad es un poco mayor y tiene una organización y rituales que ayudan a mantener cercanos a sus miembros.

El círculo de conocidos es mayor y más difuso, con personas entrando y saliendo de él.

Más allá, son extraños.

Aún cuando estemos capacitados para enfrentarlo, lo extraño se puede sentir como peligroso, amenazante.

Vivir entre extraños es una forma de estrés continuo que la gente de las ciudades aprende a sobrellevar usando diversos recursos, como los buenos modales, la cortesía y convenciones para el respeto mutuo.

Pero también se puede sobrellevar ignorando al extraño.

Y ocurre en todas las ciudades grandes, así que quizás el círculo de la cortesía y el respeto mutuo también tenga un tamaño limitado.

La ventaja de ignorar al extraño es que permite manejar un número mucho más grande de congéneres viviendo a tu lado.

Pero el precio es la desensibilización a las necesidades de esos congéneres y lo que les pueda ocurrir.

Además, convivir con extraños requiere un conjunto de convenciones y organización que necesitamos aprender y ejercitar.

Sin esas convenciones, simplemente ignoramos al extraño y lo bueno o lo malo que le pueda estar pasando.

Cuando alguien es extraño y se ignora, quizás le estemos haciendo daño y no lo sentimos.

Es el precio de ignorar las cosas. Apagar la alarma puede parecer que es menos escandaloso, pero evita que te enteres del incendio a tiempo.

Hay maneras de ver el mundo, organizadas bajo principios y credos, que promueven tratar como extraños a quienes no comparten esos principios y credos. En el mejor de los casos los tratan con cortesía. O simplemente los ignoran. O puede que los traten con hostilidad.

Ignorar o tratar con hostilidad a un extraño no es constructivo. Pero puede ser fuerte la presión por mantener ese comportamiento si eres miembro de una organización de ese tipo.

Logias, sectas, religiones, partidos políticos, clubes, bandas, pandillas, etc, son organizaciones que pueden tener principios de respeto a extraños, de ignorarlos, o de serles hostiles.

La hostilidad mutua puede escalar en espiral.

La ignorancia mutua permite que ocurran cosas que jamás permitiríamos en nuestro círculo cercano, o comunitario.

La hostilidad mutua y la ignorancia mutua logran que alguien haga a propósito daño a alguien más sin sentirse mal por ello.

Cuando calificamos despectivamente a alguien lo apartamos hacia un lugar donde nos sentimos con derecho a castigarlo e ignorar, o incluso disfrutar, su sufrimiento.

Así nos volvemos para otros extraños hostiles, también merecedores del mismo desprecio y maltrato.

No es cerrando más los círculos y apartando más a la gente que se mejora la situación.

Tampoco tratando de eliminar los círculos de los otros.

Podemos atender el resultado, pero es importante ver la causa para realmente mejorar las cosas.

Es importante empezar a ver por encima de las cercas, las murallas y las divisiones con la que marcamos distancia de los otros extraños, para notar lo que tenemos en común.

Es importante notar que esas cercas y divisiones son el resultado normal de situaciones anormales que le ocurren a personas normales como nosotros.

Que son cosas que creamos para encontrar una forma de poder vivir dentro de esas situaciones anormales.

Es importante preguntarnos si hay alternativas, si hay otro modo que no tenga que ver con ignorar a los demás o tratarlos con hostilidad.

Quizás podamos organizarnos para vivir en espacios más amplios, donde no sea fácil ignorar a quien pasa por tu lado, sino atenderlo e interesarte por esa persona.

Quizás la raíz del bien sea organizarnos mejor para que la vida social no signifique estrés, esfuerzos continuos, formalidades artificiales, ni normas impuestas, sino auténtica empatía con los demás, respeto mutuo, solidaridad.

2017/02/22

Corriendo sobre los cercos

Hace mucho tiempo que la gente vive
ensuciando el amplio mundo
con cercos que las protejan.

Levantando ellos mismos esos muros,
u ordenando a otros
que levanten sus murallas.

Hace mucho tiempo, caminábamos a gatas,
estirando nuestros pequeños brazos
para tantear el camino.

Pero ahora, ya podemos correr.

Y muchos de esos cercos, esos muros y murallas,
lo que alguna vez nos protegió,
son ahora artificiales obstàculos.

Somos ya como agua que quiere fluir.

Y los viejos muros y caminos
se van erosionando y cayendo
porque su tiempo ha pasado.

Quisiera que la gente fuera feliz
haciendo lo que más le gusta hacer
y permitiendo que todos podamos.

Son los miedos lo que nos aprisionan,
las cadenas que nos nos dejan ir a donde queremos,
las mentiras que se inventan para proteger los privilegios.

Quizás nos ha tocado el tiempo
de ser agua de ese río,
corriendo sobre el mundo
para permitir un mejor futuro.

2017/02/14

Promesas


Una promesa es una razón,
que no está aquí,
sino en otro tiempo y lugar.

Puede hacer que continues un paso más,
aunque estés tan cansado
que quieras rendirte.

Puede evitar que entres al jardín prohibido,
aunque todo tu cuerpo
te dice que vayas.

Puede hacer que creas en alguien,
aunque todo el mundo
te diga que miente.

Apoyar tu respuesta en algo que no está aquí,
es una muestra de fe.

Una promesa está más allá,
protegida de lo que pueda haber aquí.

Una promesa puede ser una luz.

Pero también puede ser una cadena.

Puede hacer que continues hacia el abismo
aunque lo estes viendo llegar a ti
y todo indique que debes detenerte.

Puede evitar que aceptes tus dones,
y no seas libre,
ni puedas ir a donde quieras.

Puede hacer que vivas una mentira,
aunque tú también
lo sepas todo el tiempo.

Apoyar tu respuesta en algo que no está aquí,
es algo no lógico.

Una promesa no está aquí,
y no conoce la realidad que tenemos enfrente.

Una promesa es una herramienta.

Que puede ser luz.

O puede ser una cadena.

Dependiendo de si tuvo razón o no.

Puede ser como tirar los dados,
porque hay cosas de antes
que ya no son verdad.

Puede ser como encontrar un refugio,
porque hay cosas que siempre
serán verdaderas.

Hay gente que está aquí
debido a una promesa.

Hay gente que no se dió la oportunidad
debido a una promesa.

Quizás solo el tiempo dirá
si es algo bueno o no.

Si de verdad es nuestra luz,
o una cadena más.

2017/01/20

Nuevo Aprender, Nuevo Trabajar

Nuevo Aprender

Los sistemas de educación online están tratando de replicar digitalmente el framework tradicional usado por las instituciones educativas tradicionales.

Un instructor frente a varios alumnos, congregados en una sala, dictando una clase, dentro del plan de la currícula, dictada por la institución, avalada por el Estado, para luego verificar con pruebas la aptitud del estudiante para continuar o repetir.  Se sigue usando además la figura de los certificados como metas y los premios por desempeño.

Ese framework tradicional tiene limitaciones. Requiere tiempo que ahora es mucho más caro. Somete a frustraciones a los estudiantes que se aparten de los dictados de la norma, desperdiciando gran cantidad de talento en la búsqueda de formar individuos que se ajusten a un perfil dictado.

Sin embargo, el framework viene siendo portado al mundo digital. Portando también limitaciones que no tiene sentido mantener.

Podría ser mejor.

Cualquiera que pueda enseñar algo podría hacerlo. Cualquiera que quiera aprender algo podría encontrar alguien que le enseñe. El aprendizaje se podría basar en casos o fenómenos, que son la motivación para consultar en diversas fuentes, de manera natural, respetando las aptitudes, preferencias e instintos del aprendiz.

El mismo framework de estudio podría ser modificado por cada estudiante, según sus preferencias, y los diversos frameworks estar disponibles libremente, para facilitar su evolución.

Nuevo Trabajar

También pasa lo mismo con el trabajo. Un jefe frente a varios subalternos, empleados en una empresa, dando directivas según un plan,  avalado por la Directiva, para luego verificar con pruebas si alguien debe ascender, permanecer o ser retirado. Usando la figura de los puestos como metas y los premios por desempeño.

Ese framework de trabajo tradicional también tiene limitaciones.

Podría ser mejor.

Cualquiera que pudiera dirigir podría hacerlo. Cualquiera que necesitara dirección para lograr algo podría encontrarla. El trabajo se podría basar en proyectos que sean la motivación para la colaboración de diversas personas, de manera natural, respetando las aptitudes, preferencias e instintos de los participantes.

El mismo framework de trabajo podría ser modificado por cada grupo, según sus preferencias, y los diversos frameworks estar disponibles libremente, para facilitar su evolución.

Trabajar podría ser una actividad que realizamos con autonomía y a través de la cual ganamos maestría, por un propósito mayor.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email