Buscar

2014/10/11

Un mejor jardín

La naturaleza es sabia. Si dejas de llamar al jardinero, espontáneamente empezará a crecer diente de león, yantén, yuyo, verdolaga...

Aunque le digan malas hierbas, en realidad son plantas con propiedades medicinales. Ayudan al hígado, estómago, desinflaman, y muchas cosas más...

Aunque no los pongan en las fotos de las casas felices, como promocionan al grass, pueden ayudar en tu salud.

Dejando el control

Dejar el control no es caos. A veces, es hacerse a un lado y dejar que pasen las cosas que pueden pasar.

Da temor confiar, pero dar la libertad para auto organizarse podría permitir un nivel de funcionamiento que está simplemente más allá de la capacidad de un control central.

2014/10/03

Lo que sí hay

No puedes construir con lo que no hay,
con lo que falta o está mal.

Entonces, ¿por qué te fijas en eso?

Solo puedes construir con lo que hay ahora,
con lo que tienes y te parece bien.

La crítica constructiva es encontrar lo bueno de lo que sí hay.

La Zona

Cuando estamos en la Zona, aquel estado en el que hacemos lo que amamos, enfrentamos dificultades y frustraciones, con singular perseverancia y entrega.

Algunos, al ver esto, se distraen en los actos que ven, ignoran los sentimientos que no ven, y malentienden la situación.

Confunden las cosas y atribuyen el éxito a la perseverancia y entrega únicamente.

Luego, derivan que cualquiera puede hacer cualquier cosa si perseveran y se entregan lo suficiente.

Suena bonito. Y, como prueba, exhiben a los campeones, los vencedores, los que han logrado escalar los podios que se han construido.

No prestan atención a los cuerpos regados en el campo de batalla ni muestran a los innumerables casos de aquellos que perseveraron y se entregaron y nunca lo lograron. Simplemente asumen que no lo hicieron lo suficiente. Y simplemente lo creemos.

Pero, si se necesita un montón de gente descartada para lograr un campeón, entonces hay algo que deberíamos entender mejor para no generar tanto sufrimiento.

Y entendemos experimentando, y escuchando aquellos que experimentan, estar en la Zona.

Hay algo que no esta bien en el razonamiento de la perseverancia y entrega para lograr cualquier cosa. Por más que haya una corriente filosófica que parezca apoyarlo, la consecuencia de aceptarlo es que eres susceptible de ser manipulado.

Si te has enamorado y has sentido que puedes hacer lo que sea por alguien, con la mente llena por una presencia que te ayuda a tolerar lluvia frío y dificultades con tal de estar a su lado... pues algo así es estar en la Zona.

Que la perseverancia y la entrega te llevarán a la Zona es como pretender que las flores y los chocolates harán que alguien se enamore. Aunque suceda así en el cine, sabes que en la vida real es al revés. Es por amor que llevas los obsequios.

Del mismo modo, es por el llamado que perseveras y te entregas y estás en la Zona, y no al revés.

Si estás con alguien sin amor, tienes suerte si con el tiempo la constancia en los actos de amor te llevan a enamorarte. Pero si estas con alguien por amor, ese sentimiento te llevará a planos que jamas soñaste.

Nos concedemos ese derecho en el amor pero aún estamos en camino de concedernos lo mismo en el trabajo.

Debes llegar a un trabajo que te permita desarrollarte en tu Zona, que te respete por lo que eres y no que trate de convertirte en un recurso conveniente e intercambiable.

Aceptar la existencia de la Zona es como aceptar la existencia del amor. El amor existe. Lo hemos experimentado. La Zona existe.

Que cualquiera puede lograr lo mismo que un campeón es un malentendido. Una mentira construida con trozos de verdad. Es como decir que puedes hacer un matrimonio feliz con cualquier mujer. Es un gran estímulo para todos los solteros que sueñan con la Miss Universo decirles que cualquier sueño está a su alcance. Suena inspirador, pero es una trampa. Sabemos que las cosas no funcionan así.

Es una trampa porque es aceptando esa frase de azúcar que consiguen controlarte. "Anda, sigue por este camino (que me conviene que sigas aunque no te guste), porque es el mejor y nada es imposible (pero si no lo logras es tu culpa)". Y, una vez que aceptas el argumento, tristemente, lo usan para que hagas lo que desean.

Lo que es verdad es que cualquiera puede ser feliz amando a alguien que lo ama. Del mismo modo, lo que es verdad es que cualquiera puede ser campeón si honra hacer lo que ama.

Perseverar y entregarse es algo que sucede naturalmente en la Zona, tu Zona, y nadie puede decidirla por ti.

El control de otras personas es una primitiva forma de organización que va quedando atrás. Hay un nuevo nivel donde las personas respetan su llamado particular y el de los demás, y se organizan para crear cosas que quizás nadie ha soñado aún.

Estamos entrando a nuestra Zona.

2014/09/18

Por qué algo nos parece bello

Por qué algo nos parece bello?

Parece que nos gusta la similitud.
Por eso la sección áurea.

Quizás nos gusta también algo que nos descubre un similar que ya nos gusta.

Nos gusta la igualdad como similitud trivial.

Nos gusta la simetría como variante de la igualdad.

Nos gusta una curva suave,
quizás porque cada tramo es semejante al anterior.

Nos gustan degrades de colores,
de música,
de emociones,
las curvas suaves en las variaciones.

Debido a que se trata de semejanzas,
no se halla la mejor combinación copiando partes aisladas
sino que hay que armonizar con el conjunto.

También nos gustan las chispas,
los brillos,
los quiebres en la uniformidad
que nos hacen sonreír
quizás por hacerla más evidente.

2014/07/05

Por qué hacemos las cosas

Una porción de tierra se ocupa
cuando el valor que se obtiene por ello
supera el costo de hacerlo.
Un hecho se aclara mucho
cuando se revisa quién se beneficia con el resultado.

Algo que es obviamente falso no es mentira.
La mentira aparece cuando se quiere hacer pasar por verdad algo que no lo es.
Por que entonces la gente la repite como si fuera verdad.
Y entre todos construimos una casa con ladrillos que no existen.

Hay los que mienten por supervivencia.
Porque no encuentran otro modo de desviar una amenaza.
Pero quizás son más quienes mienten porque es más fácil que la alternativa.
O por costumbre. O por tradición.

También podría decirse algo parecido de la violencia.

Hay los que usan la violencia por supervivencia.
Porque no encuentran otro modo de enfrentar una amenaza.
Pero hay quienes usan la violencia porque es más fácil que buscar una alternativa.
O por costumbre. O por tradición.

Es como comer carne.
En alguna época, alguien necesitó hacerlo para sobrevivir.
Quizás aún hoy, haya gente que lo haga, porque no encuentra otro modo de alimentarse.
Pero quizás son más quienes comen carne porque es más fácil que buscar una alternativa.
O por costumbre. O por tradición.

Si quieres dejar de hacer cosas como estas, tendrás que enfrentar esos escenarios.
La tradición puede ser fuerte. Porque cuando mucha gente ha pasado durante mucho tiempo ha formado un camino del que es difícil salir.
La costumbre puede ser fuerte. Porque cuando has hecho algo durante mucho tiempo has formado un hábito que puede ser difícil dejar.

Las tradiciones y costumbres son cosas poderosas, porque son como canales que ayudan a encauzar la corriente.
El problema es cuando el curso trazado conduce a un lugar que no es el mejor.

Podemos reconocer que hay veces en que está en nuestra mano elegir. En que podemos hacerlo con relativa facilidad. Que podemos elegir comer algo distinto de la carne, aunque no parezca tan sabroso. Que podemos elegir buscar una manera pacífica de resolver algo. Que podemos elegir verificar si algo es o no verdad.

Se suele decir que es cuestión de pura voluntad. La idea de la pura voluntad para lograr algo es atractiva y se ensalza en nuestra sociedad. Nos emocionan ese tipo de historias. Nos gusta cuando alguien aprecia la voluntad que usamos en nuestro logros. Igual que nos gusta ver bailar a las marionetas. Es más bonito cuando se ignoran los hilos.

Cuando exploramos con sinceridad en nuestros propios logros, vemos que siempre hay alguna motivación. Salimos de nuestra zona de confort y quizás soportamos el frío y el miedo, pero no por el frío y el miedo en si mismos, sino por algo que nos motiva tanto que elegimos soportarlos. Cuando logramos algo, la gente te dice ¡Bravo! porque soportaste el frío y el miedo, y sonríes mientras aceptas la medalla. Pero el cuadro no está completo si no muestras la motivación. Y eso da pie a que quien te pone la medalla promocione una motivación diferente. Es un viejo truco, quizás más que el de las marionetas.

No es la nación, no es la patria, no es el amor a la camiseta. Detrás de todos esos velos que se ponen, y la gente acepta, está el verdadero motivo que queremos alcanzar, cosas mucho más simples y humanas. Un beso, un abrazo, un te quiero. Algo tan simple como sentirse querido.

2014/02/03

Pruebas en lugar de certificaciones

¿Cuál es la razón por la que las que los estudiantes deben aceptar un código de honor al inscribirse en un curso online de una universidad?

¿Qué pasaría si alguien usara respuestas de otras personas haciéndolas pasar por suyas y obtuviera un certificado de esa universidad?

¿Por qué es importante el certificado otorgado por una universidad?

Si vinieran dos personas a una empresa y fuera contratada aquella que muestra mejores certificados, quien la elige está actuando bajo el supuesto que el certificado es una garantía de algo. Pero no es así necesariamente. Hay estudiantes con buenas certificaciones que no se desempeñan tan bien en el trabajo.

¿No debería, idealmente, una empresa tratar de desarrollar una forma de asegurar que la persona que contrata sea la que necesita? ¿Es posible desarrollar un sistema de pruebas en ese sentido? No me refiero a las pruebas típicas que conocimientos y psicológicas a que someten a los candidatos a un trabajo, sino a pruebas que permitan sacar a la luz lo que el candidato es y sus potencialidades para el trabajo al que aspira.

La obtención de certificaciones es manipulable. Hace recordar a los antiguos títulos nobiliarios. Donde la gente buscaba asegurar sus derechos de algún modo. Porque los certificados parecen a veces ser eso; modos de asegurar el derecho de acceder a más conocimiento y trabajo. Y se está notando que no son tan prácticos.

Pienso que hay un modo más práctico de manejar esta situación. Sería excelente que hubiera mecanismos que permitieran a cualquier miembro de una empresa encontrar su propio camino, su puesto idóneo. Y si no lo encuentra allí, modos de traslado suave a otras empresas.

El problema es que el desplazamiento dentro de una misma empresa suele ser bastante difícil. Y entre empresas, salir de un trabajo a otro, puede ser muy estresante. Pero hay modos de hacer esto más llevadero, más suave.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email