Buscar

2013/01/06

Honor y Amor

Me parece que leyendo sobre la inteligencia emocional estaba una historia sobre la niña hija del autor. En su cumpleaños, había recibido bonitos obsequios y él le insistía que los compartiera con sus amiguitas, para que vieran que buena niña era, pero sólo conseguía que ella se cerrara más. Después de intentarlo sucesivamente con halagos, sobornos y amenazas, finalmente le quitó un juguete para que alguien más lo pudiera usar.

Después, reflexionando, se dio cuenta que lo que en realidad había querido era que vieran qué buen padre era él. Había preferido fortalecer su imagen como padre ante los demás que fortalecer su relación con su propia hija. No había estado bien. Porque es natural que alguien pase primero por satisfacer la posesión completa de algo, para poder luego disfrutar el dar. No se puede dar lo que no se recibe primero.

Los padres se sienten responsables por sus hijos y trabajan para que tengan sustento y educación. Porque los aman. Sin embargo, muchas veces como que limpian con una mano y ensucian con la otra, sin darse cuenta. Los mensajes que se dan a los hijos influirá en lo que ellos piensen de sí mismos y cómo se sientan en el mundo.
A menudo se expresa:
  • "Ah mira, no eras tan tonto", en lugar de "¡buen trabajo!".
  • "Te faltó hacer esto (una pizca)", en lugar de "¡cuánto has avanzado (un montón)!".
  • "¿Por qué no eres como X?", en lugar de "¿Tienes algún problema en que te pueda ayudar?".
  • "¡Hazte esto!", es lugar de "por favor, ¿podrías ayudarme?" 
Quizás se debería tener más presente que:
  • El desdén continuo va debilitando la confianza en sí mismo y gestando resentimientos. Nadie quiere ser tratado como alguien inferior.
  • El respeto que damos es el que nos damos a nosotros mismos. Cada persona aprende a ser dueña de sí misma cuando se le da la oportunidad de hacerlo.
  • En lugar de hacer notar aquello que queremos desaparecer, es mejor celebrar aquello que queremos que permanezca.
Es importante que hagan bien las cosas, pero no tan importante como que se sientan bien haciéndolo. Como alguien dijo, es preferible un plato roto que un niño roto.


Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email