Buscar

2012/12/08

El Propio Respeto

Estoy aprendiendo que para sentir el respeto de los demás hay que respetarnos a nosotros mismos.

Si nos respetamos a nosotros mismos, entonces también podemos apreciar respetar a los demás.

No podemos apreciar el respeto que se nos da, ni darlo sinceramente, si no nos respetamos a nosotros mismos.

Para respetarnos a nosotros mismos, nos apoyamos en nuestros padres, nuestra pareja, familiares o amigos. Pero si ellos no dan ese apoyo, se rompe la relación, tarde o temprano.

Porque el respeto es como el alimento social.

Mucha gente sale a buscarlo donde sea, y lo acepta donde lo encuentre. Y, como la comida, es más importante de lo que parece. De eso nos formamos. Es importante fijarnos dónde encontramos respeto y qué respeto aceptamos.

Pero cultivar el propio respeto es como cultivar un huerto propio donde siempre encuentras lo que necesitas.

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email