Buscar

2007/07/19

Etapas

1
Alguien puede hacer algo.
Así, las cosas simplemente suceden.

2
Alguien puede querer hacer algo e intentar hacerlo.
Así, uno intenta que las cosas sucedan, y las cosas simplemente suceden.

3
Alguien puede querer hacer algo, intentar hacerlo, y evaluar si acertó o falló.
Así, uno intenta que las cosas sucedan, y nota que hay causa y el efecto.

4
Alguien puede querer hacer algo, intentar hacerlo, evaluar si acertó o falló, y hacer un registro de eso.
Así, uno puede investigar en los registros y hacer un plan antes de intentar que las cosas sucedan.

5
Alguien puede querer hacer algo, intentar hacerlo, evaluar si acertó o falló, hacer un registro de eso, y preguntarse cómo podría hacerse mejor.
Así, se empieza a notar que puede haber caminos mejores para lograr lo que se quiere hacer.

6
Alguien puede querer hacer algo, intentar hacerlo, evaluar si acertó o falló, hacer un registro de eso, preguntarse cómo podría hacerse mejor, y descubrir las relaciones de causa y efecto del sistema.
Así, se traza un mapa hacia donde uno quiere llegar.

Seguramente hay más etapas por descubrir.

Me parece como si estas etapas ocurrieran en todas partes, tanto para la humanidad, las naciones, las empresas, como para cada persona.

Tal vez son las empresas de vanguardia las que generalmente llegan a la última de las etapas que menciono. Las empresas exitosas suelen estar en la etapa 5, pero sólo las que llegan a implementar un proceso de control total de calidad están en la etapa 6.

Hay además en algunas sociedades una especie de tramado que permite la evolución de sus empresas y selecciona para la sobrevivencia las que le son mejores. A veces me parece que tal tramado hubiera aparecido también por selección natural, sin que las sociedades lleguen a tener mucha conciencia de ello. Eso explicaría por qué hay países menos desarrollados para los que han tardado tanto en dar buenos consejos sobre desarrollo.

Llega un punto en que las empresas pueden influir en el tramado. A veces no lo notan y empiezan a dañar el ambiente que permitió que llegaran a existir, tal vez debilitando aquellos atributos que permiten la evolución.

Pienso que los países que no han logrado desarrollarse no cuentan con un tramado que permita la evolución natural. Un control central, como el estado, tiende a intervenir en los mecanismos de selección y provocar desequilibrios que, a cambio de un desarrollo local, frustran el desarrollo general. Un control central, aún con buenas intenciones, no puede funcionar tan bien, o durante tanto tiempo, como un sistema de selección natural.

En las sociedades donde el tramado no permite la evolución, sucede que quienes tienen potencial a) terminen convenciéndose que no tienen potencial b) esperen la oportunidad de actuar, pacientemente o con resentimiento c) se vayan a otros lugares donde sí puedan crecer d) busquen cambiar las cosas. A veces aparecen quienes confunden el problema con las personas que los protagonizan, se van contra las personas, y aparece así otro problema más. En nombre del cambio terminan confundiendo las cosas y haciendo el tramado aún más hostil a la evolución.

No parece que sea la violencia una forma de lograr la confianza que un tramado requiere para permitir una evolución justa. Se requiere mucha paciencia, para esperar a quienes tardan en entender, mucha compasión, para perdonar las reacciones adversas, mucha inteligencia, para encontrar el mejor camino.

Parece difícil, pero no significa que así se deba sentir necesariamente. En mi experiencia, aunque no es mucha, me parece que es la búsqueda de soluciones fáciles la que lleva a situaciones difíciles. Es la búsqueda de las soluciones correctas las que paso a paso nos permiten mantenernos firmes y afrontar con ánimo las dificultades.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email