Buscar

2012/09/16

Agradeciendo

Cuando agradeces, es por la existencia de algo. Es porque ese algo existe.

No es porque ese algo sea mejor que alguna alternativa.

Porque si agradeces de ese modo, comparando, desprecias el regalo.

Comparar el regalo con las alternativas distrae tu atención del presente que tienes frente a ti.

Es apreciando su existencia única que aceptamos el regalo y lo hacemos propio, y podemos crecer con él.

Por eso, cuando una tarea es concluida, no es saludable preguntarse por las cosas que no salieron bien, o qué cosas se pudieron hacer mejor (aunque nos eduquen para hacerlo así).

Porque no hace fácil ver lo que sí salió bien, para recibirlo, para poder construir a partir de eso un siguiente nivel.

Es más saludable preguntar qué salió bien y qué ideas hay para hacer a continuación.

Al dedicar nuestras energías a aquello que sí queremos, lo demás se irá quedando atrás, como consecuencia de esa selección.

Celebra aquello que quieres que abunde.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email