Buscar

2012/04/03

Magia y Dioses

"Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada
es indistinguible de la magia." -- Sir Arthur C. Clarke

Regando el jardín mientras mi gato me observa tras la ventana, veo que en una maceta hace falta agua. Así que traigo un recipiente vacío hasta el extremo de la manguera, voy al otro extremo y abro la llave. El agua va hacia el recipiente y lo llena.

Mi gato observa todo y parece como si se preguntara cómo suceden esas cosas y por qué no puede hacer él algo así.

Hay ciertas secuencias de causa y efecto que ellos pueden manejar (lo suelo observar tratando de controlar con su patita el chorro que sale cuando riego). Secuencias más complicadas pueden ser manejadas por cuervos, monos, delfines... humanos.

Algunos suelen decir que no es necesario Dios para explicar el universo.

Hay algo de pretencioso en eso, porque el universo aún no está totalmente explicado (en verdad crees que lo esta?) ni las explicaciones son totalmente seguras (en verdad crees que lo son?). Con cierta frecuencia aparecen observaciones que obligan o a negar las observaciones o a revisar las viejas explicaciones.

Por otro lado, así como cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia, podríamos considerar que cualquier forma de pensamiento lo suficientemente avanzado puede ser indistinguible de un dios. Entonces, pretender que nuestra forma de pensar alcanza para explicar el universo es suponer que somos el top de todas las formas de pensar, que ya no hay nada mas. ¿No es eso pretencioso? ¿No es ademas limitante? ¿Que tal si hubiera una forma de vida que aun no podemos identificar pero tuviera una forma de pensar mas avanzada? Ciencia ficción. Quizás, pero si dejamos la forma y atendemos lo que quiere decir la pregunta, ¿no es interesante? ¿Basados en qué podemos suponer que nuestro pensamiento no sea sino una simple balsa con la que, ingenuamente, suponemos podemos recorrer todos los océanos?

Puede ser que la ciencia que tenemos ahora es simplemente insuficiente para explicar las cosas. Hace dos mil años lo era, aunque habian explicaciones (hoy descartadas) para su universo. ¿Estaremos en lo correcto al suponer que no es nuestro caso y que en dos mil años más la ciencia no habra descartado varias de nuestras explicaciones actuales? ¿No era acaso (con el perdón de la palabra) un poco pretencioso hace dos mil años que un filosofo griego supusiera que la verdad era lo que tenían en ese momento? ¿No es acaso pretencioso que pensemos del mismo modo ahora?

Si podemos imaginar que nuestra capacidad de realizar procedimientos largos y elaborados nos convierte en dioses ante nuestras mascotas, tal vez también podemos imaginar que hayan formas de pensamiento más elevadas y sean esas las que, más a menudo de lo que quisiéramos admitir, nos hacen sentir como mascotas o bichos salvajes (¿ha sentido alguna vez, directamente, el poder de la naturaleza?).

Quisiera insinuar algo más. Si los humanos desapareciéramos de pronto, nuestras mascotas heredarían lo que construimos y morarían en ellas mientras se volvieran ruinas. Quien sabe, quizás luego de mucho, mucho tiempo de hacerlo les encontrarían cierto sentido, ciertos detalles particulares y misteriosos. Y se preguntarían cómo es que sus antepasados pudieron construir esas ruinas monumentales y con qué finalidad.

Quizás, como hacemos nosotros ahora, encontrarían ridículo suponer que lo hiciera alguien más. Porque cualquier explicación que requiera una tecnología lo suficientemente avanzada, y una forma de pensar lo suficientemente avanzada, es indistinguible de la fantasía.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email