Buscar

2010/12/16

La finalidad de una empresa

Hace poco, en un grupo en el que participo en Internet, alguien dijo 'despues de todo, el objetivo principal y final de una empresa es hacer plata'.

Estaba aceptando con tristeza una muestra más del mundo que no me gusta, cuando leí una respuesta 'no estoy para nada de acuerdo'. Lo bueno es que no sólo era una opinión de otro participante, sino que citaba algunos expertos y trabajos sobre el tema. Que bueno que los hay; parece que el mundo está mejorando.

En realidad, las empresas con pésimo clima laboral, o las que duran poco tiempo, piensan así, que viven para el dinero y lo toman como su motivación principal. Pero son las empresas que son guiadas por una idea, una visión, las que finalmente perduran.

Parece que es fácil caer en la ilusión del dinero. Karl Marx decía que todo lo que acontece en la historia tiene, en el fondo, un motivo económico. Y podía mostrar evidencia a su favor. De hecho, muchos profesores lo enseñan. Pero yo no estoy de acuerdo. Es lógico que las evidencias que queden sean económicas pues la economía es el esqueleto de las actividades humanas. Son como los huesos que quedan después de que el animal ha muerto. Quizás den pistas de lo que era el animal, pero habrán muchas cosas que no podrán mostrar y no por ello debemos negar, porque, como vivimos, nos consta que hay algo más que huesos en nuestras vidas. Decir que sólo hay motivos económicos es tan injusto como decir que caminamos sólo porque tenemos huesos.

No hay recibos por el amor de un rey a una reina, ni quedan en los libros contables la fidelidad de un pueblo por un ideal, pero toda persona que ha experimentado sentimientos saben lo que nos pueden inspirar a hacer.

Hace varios años, en un lugar donde practicaba, escuchaba como un joven padre había bosquejado ya la vida de su hijo pequeño. Había hasta pensado que profesión elegiría (o le haría elegir), porque había hecho sus averiguaciones y era la que conducía a una carrera con mejor sueldo. Yo la había pasado mal intentando estudiar algo que no me gustaba y no veía con agrado esa forma de ver las cosas. Creo que no es buena idea tratar de controlar el derecho que tiene una persona de elegir por sí misma. Tampoco postergar los sueños para estudiar o trabajar antes en algo "seguro". Hay quienes los postergan indefinidamente, los olvidan, y viven vidas amargadas sin saber por qué, quizás amargando la vida de otros también. Además, algo que aprendemos cada día, es que muchas cosas que antes eran seguras ya no lo son. El mundo cambia y hay que confiar en las respuestas que cada uno es capaz de descubrir.

Si le preguntan a la gente por lo que quiere hacer en la vida, las respuestas suelen incluir familia, carrera, casa, viajes, pasarla bien. Pero creo que sería algo un poco extraño que alguien responda 'ganar $ X al mes'. Posiblemente no entendió bien la pregunta o va agregar luego para qué quiere ganar eso. No es nunca simplemente el dinero por el dinero. Sería como si alguien te preguntara ¿Qué comes? y le respondieras '300 calorías' en lugar de decir ensalada con tomate y lechuga.

Sin embargo, muchas veces la gente actúa como si su motivación principal fuera el dinero. Como niños que, por buscar unos caramelos más, acaban yendo a donde no les conviene. Los caramelos se acaban, ¿y luego qué? Hay muchas cosas y hábitos que aprendemos con el ejemplo. Quizás el actuar de esa forma ante el estímulo del dinero, aunque querramos pensar diferente, es una de ellas. Así que a veces no es tan fácil concentrarnos en nuestra verdadera motivación y ver más allá de las ventas trimestrales o el sueldo que recibimos cada mes.

El dinero es sólo una herramienta, algo que se puede usar para lograr cosas. Respiramos, comemos, defecamos, pero claro que sentimos que estamos en el mundo para más que sólo eso, ¿verdad?. ¿Qué puedes decir de una persona que no respete sus valores y sólo se guie por el dinero? ¿Confiarías en alguien así? ¿Por qué muchas veces damos por sentado que las empresas pueden saltarse la moralidad que esperamos de las personas?

Asi, una empresa usa el dinero, lo necesita para funcionar, pero debe tener una idea de su sentido en el mundo para perdurar. Para que realmente tenga una vida.

2010/12/09

Libertad y WikiLeaks

Hay algunas frases que se han marcado mucho en mi memoria.

Martin Niemoeller, fue un pastor luterano que vivió como un espectador los actos del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Fue arrestado por la Gestapo y enviado a un campo de concentración en Dachau en 1938. Fue liberado por las fuerzas aliadas en 1945. El escribió:
Primero vinieron por los comunistas, y guardé silencio, porque yo no era comunista. Más tarde encarcelaron a los socialdemócratas, y guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Después vinieron a buscar a los sindicalistas, y no protesté, porque yo no era sindicalista. Luego vinieron a buscar a los judíos, y tampoco dije nada, porque yo no era judío. Cuando vinieron por mí, ya no quedaba nadie a quién pudiera decir algo.
En el capítulo "El Juicio del Tambor" de la serie Star Trek Next Generation, un joven oficial de la flota es acusado de traición y el capitan Picard decide participar en su defensa, pues veía que la corte lo iba a usar de chivo expiatorio, obviando los hechos y suponiéndolo culpable por su ascendencia klingon. Luego que el juicio acaba, otro oficial, también de ascendencia klingon, le pregunta por qué se tomó la molestia de participar y enfrentar incluso a sus propios amigos por un oficial al que apenas conocía. Picard respondió:
"Con el primer eslabón se forja la cadena. La primera palabra censurada, la primera idea prohibida, la primera libertad negada nos encadena a todos sin remedio. La primera vez que la libertad de cualquier hombre se trunca, todos la perdemos. 
Decimos que hemos avanzado, que torturar herejes y quemar brujas es parte del pasado, pero, sin habernos dado cuenta, la historia se repite una y otra vez. Los villanos que se retuercen los bigotes son fáciles de identificar, los que se esconden tras las buenas obras son indetectables y siempre habrá alguien dispuesto a actuar propagando el miedo, en nombre de la Justicia. 
Velar por ella eternamente, ese es el precio de la libertad."
En el asunto de WikiLeaks y el cablegate podemos ver cómo la presión de un gobierno desesperado por encontrar un culpable arrastra a otros gobiernos a aplicar presión a organizaciones civiles para que tuerzan lo más posible, e incluso rompan, el respeto a los derechos de una organización y de la persona señalada como su lider.

Puede que pensemos que es algo que no nos afecta. Que estamos demasiado lejos. Que somos demasiado pequeños. Que no es nuestro asunto.

Entonces recuerdo esas frases y me pregunto si hay algo que podamos hacer.
Quizás sea sólo una persona, pero todavía algo soy. No puedo hacerlo todo, pero todavía puedo hacer algo. No me negaré a hacer algo que puedo hacer. -- Helen Keller
Referencias:

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email