Buscar

2008/06/29

El mito del 10%

A veces se nos dice que se ha observado que una persona usa solamente el 10% de su capacidad cerebral.

No se sabe con certeza quién, dónde o cuándo comenzó, pero parece que ha sido repetido por mucha, mucha gente. A veces para intentar explicar capacidades psíquicas extraordinarias, a veces por un malentendido sobre algún hecho médico. Incluso hay avisos publicitarios que usan el mito para llamar la atención, y la gente que los lee da por sentado que es verdad.

No usamos el 100% de nuestro cerebro del mismo modo que no usamos el 100% de nuestros músculos en un instante dado. Cada actividad requiere la participación de determinadas regiones más que de otras, pero durante todo el día posiblemente todas las regiones del cerebro hayan sido utilizadas.

Para más información:
Los humanos usamos sólo el 10% del cerebro
The Ten-Percent Myth

Sin embargo, tal vez todos sentimos que podemos hacer más, o que podemos ser más, y por eso apoyamos este mito.

Cuando nos hablan del 10% solemos picar el anzuelo y rápidamente tratamos de imaginar qué pasaría si usáramos el 90% restante.

El mensaje es "puedes hacer más de lo que haces". Oirlo puede ser inspirador, pues muchas veces realmente queremos ser capaces de hacer más de lo que hacemos.

Pero, espera, mira quién te lo dice. Si lo hace tu jefe, entonces el mensaje puede cambiar un poco: "puedes hacer [para mí] más de lo que haces". Si lo hace un profesional de la motivación, aunque le estés pagando, en el fondo es patrocinado por la comunidad de todos los jefes del mundo a quienes les agrada que esparzan ese mensaje.

El mensaje "puedes hacer más de lo que haces", o "puedes ser mejor de lo que eres", tiene un doble filo. Tiene una apariencia inspiradora pero también se puede usar para subvalorar lo que ya estás haciendo, o lo que ya eres. Puede ser una forma dulce de sembrar culpa. Puede ser una trampa.

Claro que todos podemos hacer o ser mejores de lo que ya somos. Cuando ese mensaje es dicho por alguien más, siempre puede usarlo para manipularte. Cuando logra que lo repitas para ti mismo, pero por sus razones, lo consigue.

"Puedes ser mejor de lo que eres" es un mensaje poderoso. Si lo dice alguien con el ejemplo de su vida, puede sembrar una gran esperanza. Si lo dice una madre con amor, o un jefe con aprecio, puede sembrar inspiración. Si lo dice una madre con frustración, o un jefe con ambición, puede sembrar odio. Si lo dice la iglesia... bueno, si vemos los frutos quizá podamos deducir la intención.

"Puedes ser mejor de lo que eres". Pero te corresponde a ti decírtelo, sentirlo. Presta atención por qué lo haces.

Dones diferentes

En el camino hacia cierta idea puede haber inteligencias poderosas, capaces de profundizar y hacer sofisticadas creaciones.

Y hay otras que no acceden a las maravillas de esa complejidad, ni al universo de nuevas cosas que van apareciendo, pero a cambio aprenden a encarar lo complejo con simplicidad, a ver en lo nuevo analogías de lo que ya conocen, y a notar patrones que los ayudan a entender el cuadro general. No pueden pulir demasiado los tablones, o a hacer los hermosos tallados con los que los otros adornan cada escalón, pero ven a dónde conducirá la escalera.

No te entristezcas si te parece que no tienes la inteligencia de otros; si la lluvia de conocimientos parece resbalar sin penetrar en tu mente con la misma facilidad que en la de otros. En el universo cada opción es una apuesta por un destino diferente. Lo que puedes o no puedes hacer tiene una razón, un motivo por el que es de esa manera. Honra esa apuesta por tí; recuerda quién eres; sé quien eres. Haz lo mejor que puedas con los dones que tienes.

No hay dones mejores ni peores, sólo dones diferentes.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email