Buscar

2020/09/24

La verdad no necesita ser protegida sino buscada



Recuerdo que conforme las redes sociales crecían, fui notando su gran potencial para democratizar. El conocimiento, las opiniones, la política.

Luego, extrañado, empecé a notar voces que se quejaban de como contribuía a aislar a las personas.

Más adelante, aparecieron voces cuestionando la veracidad de las publicaciones en redes sociales.

Ahora, veo un documental dónde proponen que las redes sociales, con su sistema basado en publicidad, pueden fomentar desconfianza, odio, caos.

Quizás podrían tener razón y nosotros conformarnos con creer en la buena voluntad de quienes nos dirigen.

Sin embargo, me parece que también se podría arguir que si existiera un poder que buscara someternos, ¿no trataría justamente de desacreditar progresivamente aquel medio que podría ayudar a organizarnos y liberarnos?

Si admitimos que las entidades gubernamentales se han equivocado e incluso mentido en el pasado, entonces, ¿por qué no podrían estar haciéndolo ahora?, ¿por qué no podría la gente tener la razón cuando le reclama explicar hechos cuya evidencia no puede negar?.

Si admitimos que las entidades gubernamentales actúan en alianza con los medios de comunicación centralizados tradicionales, ¿acaso no podrían estar intentando coordinadamente combatir la influencia creciente de este nuevo medio?

Es cierto que podemos tener fe en nuestro gobierno. Confiar en lo que nos dicen los medios de comunicación tradicionales. O la academia oficial.

Pero también podemos buscar la verdad con independencia de todo ello. Recordando cómo es que cada pueblo libre consiguió su libertad.

¿Cómo podemos saber si lo que nos dice el gobierno es la verdad?

Si el gobierno mintiera, trataría de forzar una situación en la que aceptar su versión fuera de vida o muerte. De ese modo minimizaria el debate abierto que podría arriesgarse a perder en un ambiente de plenas libertades civiles.

¿Y qué es lo que ha sucedido?

Quizás ahí tenemos nuestra respuesta.

Después de todo, ¿cuándo se ha visto que un gobierno se tome tanto la molestia de defendernos de la mentira de nuestras propias interpretaciones de lo que es verdad?, ¿durante el renacimiento o durante la inquisición?, ¿durante el oscurantismo?.

¿Es acaso un gobierno una segura garantía de verdad, frente a la multitud de la población que constituye la sociedad civil, con tantos talentosos investigadores y pensadores, y además sin ningún conflicto de intereses?

Los medios de comunicación se han convertido en algo que ha sanado milagrosamente la credibilidad del totalitarismo, ayudando a mostrárlo como una protección frente a una amenaza cuya realidad realmente depende más de nuestra fe en el status quo que en hechos objetivos. Sin pedir disculpas ha comenzado a dictar como deberíamos pensar y vivir.

Me parece que por esos frutos podemos ir conociendo el árbol.


Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email