Buscar

2015/03/23

El mito de la igualdad

El tratar de ser igual que los demás nos quita fuerzas para honrar nuestras diferencias.

Si lo establecido dice que debemos tratar de ser iguales, pero sientes que debes seguir el camino que otros parecen no ver claro, ¿que elegirás: no hacer caso a tu llamado u honrar ese don?

Puede ser que lo establecido tenga una buena intención cuando dice que todos somos iguales, para asegurarnos el mismo respeto. Pero se equivoca: todos somos diferentes, y es algo que no se puede ocultar.

Lo que debemos hacer es tratarnos con el mejor respeto que podamos proveer para cada una de esas diferencias.

Cuando lo establecido insiste en que debemos ser iguales, lo que provoca es que la comunidad vea como una amenaza las diferencias y trate de aplacarlas, incluso solapádamente, produciendo un deterioro en el respeto mutuo, que es lo contrario a lo que se supone está buscando. 

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email