Buscar

2013/03/21

La verdadera estrella


Podemos imaginar estar perfectamente en el estado en el cual es claro el propósito de nuestra existencia.

A veces, por amor,  miedo o alguna otra razón, decidimos desviarnos un poco de ese calce perfecto y soportar andar con esa desviación.

Pero, con el tiempo, esos grados de desviación se volvieron kilómetros de distancia a nuestro verdadero destino.

Para insistir en alcanzarlo, puede ser que hagamos largos viajes y corrijamos muchas situaciones y relaciones.

Es mejor para todos no haber cedido al comienzo y honrar día a día ese estado perfecto de sintonía con nuestro propósito verdadero.

Y debería ser el deber de los padres y guías apoyarnos en que lo descubramos y permanezcamos en él independientemente de las fuerzas externas.

¿Eres feliz? ¿Te sientes pleno y completo con el estado en que estas ahora, con lo que haces ahora?
¿Puedes recordar cual era el verdadero propósito por el que estás aquí... el tipo de cosas que te llenaba ser, y que dejaste de lado porque alguien dijo que no era posible, o conveniente, o provechoso...?

Puedes volver... recordar la verdadera respuesta, honrar tu verdadero propósito, viajando hacia esa, tu verdadera estrella, al fin.

Podemos ver

Podemos considerar que todo está vivo, en cierto grado. O podemos considerar sólo ciertos sistemas biológicos y no incluir a los demás.


Podemos considerar que todo tiene consciencia, en cierto grado. O podemos considerar sólo al humano y no incluir a todos los demás.

Quizás estamos gastando demasiado esfuerzo en conciliar lo que observamos e intuimos con lo que nos fue inculcado.

Simplemente cambiar consideraciones puede permitirnos ver a través de las puertas que se van entre abriendo.

Podemos quedarnos en el pasillo, sin aceptarlas, o podemos asomarnos a nuevos mundos.

Todopoderoso

El concepto del Dios todopoderoso podría ser la representación de la máxima aspiración de los autócratas.

Todo lo ve, todo lo sabe, todo lo puede.

Debes servirle siempre.

Si sufres, debes ver su amor detrás se eso.

Si algo no te parece bien, debes aceptar que hay una buena razón para eso.


En tiempos de crisis muchos acuden a ese Dios.

Quizas el Dios verdadero no es uno afuera sino lo somos todos siendo como uno.

Considerando la cultura

Actuamos según nuestros juicios y juzgamos según nuestras consideraciones.


Nuestras consideraciones determinan el contexto en el cual actuamos y está influida por la cultura.

Al describir un patrón de comportamiento, habría que tener en cuenta la cultura en que ocurre.

En una cultura que ve el vaso medio vacío, la gente se comporta de manera muy diferente a la que ve el vaso medio lleno.

Algo puede parecer obvio en una cultura, pero no en otra.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email