Buscar

2012/02/25

Memes, Mensajes y Significados

Los memes son ideas capaces de hacer que las reproduzcamos.

Aunque solemos expresar una idea con palabras, no podemos estar seguros de que sea entendida del mismo modo en que la concebimos. El significado del mensaje se crea en la mente del receptor, debido a las conexiones que inspira en ese particular contexto. Un adulto ve una película con diferentes ojos a cuando niño. El mismo chiste encuentra de pronto un nuevo matiz. Un mismo mensaje puede expresar distintos significados según en qué mentes haga eco. No es tan sólo que las semillas de las ideas crecerán menos o más según el lugar donde caigan, sino que puede crecer algo completamente inesperado, como en una tierra mágica.

Así que los memes son ideas que se duplican. ¿Pero qué se duplica, el mensaje o su significado? Me parece que su significado, porque hay memes que iniciaron como mensajes expresados en lenguajes diferentes. ¿Cómo es posible que un significado pueda permanecer en medio de la multitud de posibilidades imaginadas? Quizás sea simplemente que es muy difícil pero algunos lo logran y se extienden como especie sobreviviente en este sistema de selección natural. En realidad, no se duplicarían exactamente, sino al estilo en que lo hacemos nosotros, con ciertas mutaciones que perdurarán o no según si el ambiente es propicio. Quizás haya muchos memes que hoy conocemos como aves pero iniciaron tiempo atrás como dinosaurios.

Cuando expresamos una idea del modo más preciso qué podamos (como suelen hacer lo abogados, temerosos de que otros abogados puedan hallar otras interpretaciones) posiblemente estamos creando algo demasiado rígido para evolucionar con facilidad. Quizás es mejor permitir algo ambigüo. Quizás sea mejor un lenguaje que no sea tan explícito en cuanto a género, o número, o tiempo. Que pueda tener más ejes sobre los cuales girar mientras se va desplazando, para que sea más fácil adaptarse y rodear los obstáculos, como el agua.

Problemas Reales

Para avanzar, suele ser útil preguntarse:
  • Qué es lo que quiero, a dónde quiero llegar
  • Qué es lo que tengo, dónde estoy
  • Qué puedo hacer la respecto
Sin embargo, no es la manera en que se nos suele enseñar a pensar.

Si recordamos, en la escuela nos proponen problemas. Preguntas cuyas respuestas estamos obligados a encontrar sin más razón que "porque así es". Casi nunca por una razón que nosotros mismos persigamos, ni con medios que nosotros mismos decidamos usar.

Los problemas que se dan en los textos son muy artificiales. Calcular el lado de un triángulo a partir de ciertos datos no es lo mismo que hallar el mejor lugar dónde cruzar un río, o la altura de una montaña, o la velocidad del avión que oímos pasar.

Son los problemas reales los que inspiran en nuestras mentes planes, modos y medios para resolverlos.

Hay quienes se preparan durante largo tiempo para situaciones que no han visto, y se ejercitan en técnicas que no saben para qué sirven.

Somos nosotros, como ovejas de un sistema de educación pensado no para educar hombres libres sino servidores de quienes lo idearon.

El problema es que somos nosotros los que estamos heredando el mundo y los problemas que ellos ya no son capaces de resolver. De algún modo debemos hallar el método que no se nos ha enseñado y a hacernos las preguntas que no se nos ha preparado para hacer.

No debemos practicar con problemas artificiales. Debemos practicar con situaciones que nos inspiren a dar lo mejor de nosotros. No para parchar el mundo, sino para permitir que pueda ser mejor.

2012/02/19

No solo por sexo

Cuando una persona muere, lo que las demás personas lamentan de su partida es quién fue para ellos.
Sus relaciones familiares, su amistad, si tuvo fama y alguien lo conocía, si hizo muchas o pocas cosas para los demás.

Casi nadie parece preguntarse quién era esa persona más allá de las consideraciones sociales. Qué pensaba del universo, de su vida. Si era felíz. Qué le gustaba. Qué amaba. Quién era para sí mismo.

Hace unos días murió la cantante Whitney Houston, en la víspera de la entrega de los premios Grammy, que ella misma había ganado muchas veces. En los últimos años, sin embargo, su carrera pública parecía haber declinado, entre crisis personales y rumores de adicción a las drogas.

En una entrevista para la promoción de su última gira, "Nothing but Love", dijo alguna cosas sobre lo que pensaba de la industria musical:  "... la música no ha cambiado, la gente ha cambiado... creo que la música es un regalo del cielo... hoy la gente se ha convertido en actores musicales vestidos con trajes de Halloween interpretando roles muy específicos..."

Tal vez prostituirse no tiene que ver necesariamente con sexo. Tal vez es hacer lo que te pidan, sacrificando lo que eres, por dinero.

Como en la música, con cantantes disfrazándose simplemente para gustar al público, a pesar de que no lo quieran hacer. Dejando de expresar lo que sienten para expresar simplemente lo que les puedan comprar.

Las disqueras, las editoriales, las distribuidoras, y las entregas de premios, sirven como sistemas de selección que permiten prosperar aquellas cosas que más agrade al público (o que nos digan que nos debe agradar más). Sí: una vez que aceptas el sistema, te prostituyes. Por eso hay actores que no aceptan un Oscar, y cantantes que no quieren un Grammy. Porque aceptar un premio puede ser como si después de hacerle el amor a quien amas te diera unos billetes. No quieren que luego los obliguen a aceptar los billetes por hacer algo que no aman.

Antes, la gente intercambiaba el fruto de lo que hacía por otras cosas que necesitaba o le gustaba. En algún momento, alguien dijo que el deber hacia el trabajo estaba por encima del deber hacia uno mismo. Suena virtuoso, pero luego se empezó a llamar trabajo a cualquier cosa que alguien quisiera obligar a hacer.

Ahora, mucha gente se cambia a sí misma, renuncia a lo que es para poder cambiarse por dinero.

Irónicamente, a veces la gente llama puta o pendejo a quienes se atreven a desafiar ese comportamiento y tratan de ser fieles a sí mismos pero no son comprendidos. Simplemente por no encajar.

En todas las profesiones la gente ha llegado a callar lo que es, a dejar de hacer lo que piensa es lo mejor y hacer simplemente lo que el cliente les pide. Lo que sea. En qué nos hemos convertido.

Hagamos algo al respecto.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email