Buscar

2011/11/28

Aprendiendo a aprender

Me parece que aprender es un proceso de descubrimiento.

Para quienes no han aprendido, enseñar puede ser algo difícil (por eso no conviene copiar las respuestas).

Se suele suponer que cualquiera que sabe algo puede enseñarlo, pero no necesariamente.

Se suele suponer que cualquiera que sabe algo lo ha aprendido, pero no necesariamente.

Hay quienes tienen la facilidad para hacer algo y parecen saberlo casi al instante. Pero para aprender algo es importante equivocarse, probar, fallar, acertar. Si casi no te equivocas, entonces simplemente lo sabes, pero no has aprendido. Conoces solo una pequeña parte del camino. Alguien así quizás pueda enseñar a otros que tengan la misma facilidad pero probablemente tenga dificultades para comprender la relativa lentitud de la mayoría.

Es experimentando el proceso de aprender que podemos identificarlo en otros a quienes podemos ayudar en su camino, enseñarles.

Quizás lo ideal sería que cada persona pudiera contar con alguien que haya aprendido de modo similar a como uno aprende. Que pueda identificarse con la manera como uno mira las cosas.

De quienes aprenden de diferente modo, algo se puede aprender... pero no suele ser tan fácil.

2011/11/20

Honrar la posibilidad

Mucha gente vive su vida como si tuviera un álbum con fotos que debe ir consiguiendo.

Nacimiento, estudios, trabajo, matrimonio, hijos, nietos.

Primeros besos, primeros amores, logros, triunfos, victorias.

Cumpleaños, cenas familiares, noches junto al árbol de navidad.

Compañeros, colegas, amistades, ceremonias, reconocimientos.

Escenas que esperamos luzcan de cierta manera. Ideales, relucientes, perfectas, felices.

Tratando que la vida encaje en esas postales perfectas que tomamos como referencia, se sufre por cada detalle que no encaja, o cuando para cierta página del álbum no se han conseguido las fotos que se supone deberían estar ahí.

Se les va el tiempo a los amigos que se reúnen y se ponen a comparar los álbumes que cargan. Qué figura tienen y qué figura les falta.

Pero la vida no es un álbum. Las vidas de las personas pueden ser ordenadas de esa forma sólo después que han pasado. Y cada biógrafo las ordenará de diferente modo, según el significado que más le interese resaltar.

Pretender construir una biografía mientras se está vivo simplemente llena la vida de reglas artificiales y falsas expectativas. Pesos prematuros que matan al árbol antes de que llegue a ser fuerte. Caminos no elegidos porque nadie más lo hace. Cosas que se prefieren solo por cómo se ven y no por lo que realmente queremos.

Si sufres comparando tu álbum con el ideal que se supone deberías tener, quizás te ayude ver el ejemplo de la gente que prefirió escuchar a su corazón y seguir su propio camino. Sin importarles en qué parte de su álbum irían las fotografías que la vida les iba dando, o si estas formarían la perfecta historia que los demás esperaban.

Algunas de esas personas, que siguieron sus sueños, honrando el significado de su única y especial existencia, lograron cambios significativos en nuestras vidas, a través del arte, el deporte, la ciencia o la tecnología.

Pero no es que haya que imitar las cosas que hicieron, las cosas que tuvieron, o cómo se vieron. No se trata de copiar el álbum que nos venden sus biógrafos.

Se trata de su ejemplo al confiar en lo que realmente crees, allí adentro, tener el valor de sentirlo, y la voluntad de hacerlo. De honrar la posibilidad que eres. De respetar la posibilidad que otros también son.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email