Buscar

2010/01/19

Naturaleza y leyes

Kawa wa nagarete doko doko yukuno / Hito mo nagarete doko doko yukuno...
El río fluye; a dónde, a dónde va / La gente también fluye; a dónde, a dónde va...
-- Hana



Las acciones de las personas fluyen, como en una corriente.

Las costumbres son como el cauce creado por el fluir. En algunos lugares, esos cauces se canalizaron en forma de normas y leyes.

Con el agua, la canalización suele ayudar a organizar y distribuir el flujo.

Con las acciones de las personas, las leyes ayudan a organizar la sociedad y distribuir los recursos.

Esa el la idea básica y las buenas intenciones.

Ahora, imagine que un pueblo ha desarrollado un sistema de canales que le ha funcionado bien. Su agricultura ha mejorado, han aparecido industrias, y hay prosperidad. ¿Supondrá que el mismo sistema funcionará igual en el nuestro?.

No necesariamente. Porque podemos tener diferente tipo de suelo, diferente topografía, y hasta diferente agua.

El agua se abre paso. Es su característica. Rápido o lento, en caudales o gota a gota. Si los canales funcionan como obstáculos en su libre fluir, lo irán erosionando. Un diseño impuesto puede provocar turbulencias y deterioro allí donde podría haber calma y abundancia.

Sin embargo, algunos pueblos copian leyes de otros lugares y esperan que produzcan el mismo efecto.

Cuando las cosas no funcionan y su país sigue atrasado, culpan a la falta de educación, al tipo de cultura y hasta a la misma gente.

Parece más inteligente no copiar el sistema de canales tal cual, sino adaptarlo. También lo intentan con las leyes. Pero adaptar algo puede ser más complicado de lo que parece. Requiere conocer lo que hay, requiere conocer lo que se quiere, requiere dominio, esfuerzo y, al final, hay partes que funcionan bien y otras no. Además, lo difícil de cambiar algo desanima las mejoras.

Mejor que copiar los canales es comprender la metodología y las ideas que hay detrás. Es mejor lograr que nuestros cauces naturales pasen por los estadíos de desarrollo similares a los de los otros pueblos, respetando nuestras propias particularidades, hasta llegar a establecer los canales. O, quien sabe, quizás alguna solución mejor que podríamos descubrir en nuestro propio y particular destino.

Nuestros pueblos tienen una cultura, costumbres y forma de pensar particulares. Es lo que ha funcionado en el ambiente en que vivimos. Las otras alternativas se probaron y se fueron quedando en el camino de nuestra evolución. Cada pueblo es del modo que le funcionó en su ambiente particular.

Es mejor un sistema que permita que perduren y prosperen aquellas culturas, costumbres y formas de pensar que mejor contribuyan a un ideal. En ese camino se irán afirmando, convirtiéndose en normas y leyes. Las acciones de la gente discurrirá en esos canales naturalmente.

Y es importante recordar que los ríos no tienen cauces eternos; porque la tierra cambia. Del mismo modo que ellos se adaptan, los canales deben poder cambiar para que el flujo siempre discurra naturalmente.

2010/01/14

Verdadero amor


Creer amar y amar en verdad
son dos cosas diferentes.

Amar no es simplemente tratar bien a alguien
que te ha tocado atender.

Amar es apreciar su individualidad,
su existencia única,
es disfrutar su contacto,
es agradecer que ese alguien está.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email