Buscar

2006/03/15

La Ilusión del Tiempo

No es cierto que el futuro sea
como un camino que recoreremos mañana.

Todos los mañanas nos rodean,
igual que todos los ayeres,
y hacen en nosotros marcas
del mismo modo que nosotros
marcamos en lo que fuimos
y lo que seremos
la huella de lo que somos ahora.

Aprendes que no puedes recordar lo que serás.
Que tu memoria y lo que ha sido también se irá.
Pero si abres lo ojos
verás que todo ahí está.

El tiempo nos rodea,
es el mar en el que nadamos,
y somos agua también.

2006/03/11

Jugar a amar

De algun modo en soledad,
buscando con quien estar
pero seguir siempre libre,
será quizá posible
o sólo algo inventado,
como cuentos que siempre se cuentan
aunque jamás ocurrieron.

Será quizá posible
con alguien a quien pudieras amar
pero no amas,
será quizá posible
si sintiera lo mismo por tí.

Qué triste suerte
encontrar ese alguien
y que empiece a amarte
y tú no.

Quizá tan triste
como encontrarle
y empezar a amarle
pero a tí no.

Aunque sea juego,
qué triste suerte.

Quizá tan triste
como jugarlo sin comprenderlo
y no saberlo hasta el final.

Quizá tan triste
como jugar a no jugarlo
sin decir nada y no decirlo
nunca jamás.

Ahora comprendo
después de todo
también quisiera
que algunos cuentos
fueran verdad.

Un poco de tí

Algunas veces llega a mí,
como un estremecimiento,
un estremecimiento tuyo,
y presiento tus suspiros
que ya no son junto a mí.

Siento en el corazón calor,
como un fuego cercano,
quizá un latido tuyo,
y siento lo que sientes
aunque ya no estés aquí.

Quizás sin saberlo,
quizás aún sin notarlo,
un poco de cada uno
se vuelve un poco del otro
y sienta ahora un poco de donde estás.

Se irá de mí este perfume de tu alma
alguna vez, o quizás
siempre, de cuando en cuando,
me llegará en un latido
una lágrima, una sonrisa,
algo de tu soledad, un poco de tu amor.

Realidad

Esta noche pasa
igual que otras noches,
con un canto de fantasía
y un silencio de mentira.

Como saber si es verdad
esta respiración.
La siento y vivo por ella,
pero también mi vida
puede ser ilusión.

Cada vez y siempre
es como volver a un pozo
del que no puedo escapar,
un destino solitario
a donde conducen
todos mis intentos.

No importa que tan bella,
no importa que tan cerca,
no importa, no durará.
Igual que siempre se alejará,
igual la belleza se irá.

Siempre traerá una carga
que no podré cargar,
una condición
que no podré cumplir,
una prueba, un acertijo,
que no podré resolver.

Y será mi culpa,
siempre y cada vez,
el no poder alcanzar
las frutas que se alejan de mis manos
y el agua que desciende
para que jamás la pueda beber.

Y será mi culpa,
siempre y cada vez,
el no querer alcanzar
la frutas que se me ofrecen
y ya no quiero intentar probar,
y el agua rozando mis labios
que ya no la quieren buscar.

Cómo saber si es mentira
esta respiración.
Todo parece tan planeado,
pero también mi vida
puede que sea un plan.

Es una carcel quizá
y esta vida el calmante
para esa cruel realidad.
Quizá un goce me despierte,
quizá el amor me libere,
quizá por eso nunca
me abraza la felicidad.

Este día pasa
igual que otros días,
con mi lamento de fantasía
y mi silencio de esperanza.

Si aparece una estrella

Aparece una estrella en la noche,
puedo pedir un deseo,
y es en ella en quien pienso,
aún, despúes de todo.

Aunque fuera posible,
no hay esperanza,
aunque nos crucemos,
no se enlazan las manos
que ya no se tocan,
ni se mezclan las sombras
que ya no se juntan,
ni es uno solo el suspiro
que se contiene
antes de cada adiós.

Se cierra la ventana
donde a veces te veía,
y mis palabras tocan,
sin alcanzarte, el cristal.

Aunque fuera posible,
no hay esperanza,
es un camino cerrado
aún antes de andar.

Pero si aparece una estrella en la noche,
si puedo pedir un deseo,
es en ella en quien pienso,
aún, después de todo.

Recuerdo futuro

Cuando recibes la brisa
en esta triste playa,
bajo el crujir de las hojas
de las palmeras
que se inclinan al sol
que ya se oculta,
recuerdas, en un suspiro,
una noche tibia,
un lugar lejano,
y otros suspiros,
quizá un te amo
que jamás se dijo,
quizá un amor
que no fue aceptado
tal como vino,
tal como fue,
y que se ahogó
bajo el peso
de tantos temores.

La brisa pasa,
las nubes se van,
en esta noche, sin estrellas,
recordar es doloroso
y yo no sé a donde van
tantos suspiros,
tantos sueños que no están,
canta en mi alma
un anhelo que no debe estar
que no fue aceptado
tal como vino,
tal como fue,
y que nunca maduró
bajo la sombra
de tantos temores.

Por qué (sí) lamentarse

Quizá estamos aquí para aprender.

Dicen que no hay que perder el tiempo y las fuerzas lamentando el pasado y las cosas que ya no podemos cambiar. Que es mejor usar esa fuerza para el presente y las cosas que si podemos hacer.

Me parece bueno pensar así. Eficaz. Pero quizá falta algo. Porque si no aprendemos del pasado, de la historia que vamos haciendo con nuestras vidas, tal vez estamos condenados a repetirla.

Lamentarse por lo que paso, en sí mismo no cambia nada y puede parecer inutil por eso, pero puede ser un paso necesario antes de comprender y aprender.

Lloramos y nos lamentamos cuando no comprendemos, pero al hacerlo iniciamos el camino hacia la comprensión. Preguntamos, queremos respuestas, un sentido. Si nos responden y hallamos sentido, la comprension va llegando, dejamos de lamentarnos, aprendemos. Y volvemos a enfocar nuestras fuerzas en el presente.

Algunos se lamentan mas que otros. Algunos aprenden tan rapido que casi no se les ve lamentarse. Pero creo que es natural lamentar antes de comprender, y debemos comprender para aprender. Si no, volveras a vivirlo, hasta que lo hagas.

Reencuentros

Cada vez que te veo por primera vez,
cuando te vuelvo a conocer,
y a descubrir en tus ojos
la mirada que tanto anhelo
volver a ver.

Cada vez que recien me conoces,
cuando me vuelves a ver,
y escuchamos al estar cerca
la música que tanto deseamos
volver a oir.

Más artículos

Archivo del Blog

Siga este Blog

Seguir por email